Milagros de las vacunas … en gente sin vacunar.

Los pro-vacunas profesionales (los que viven de ellas) saben muy bien que las enfermedades llamadas “vacunables” ya estaban en franco descenso antes de las vacunas. Saben que dicho descenso se debió a las mejoras persistentes en el nivel de vida (alimentación, higiene, vivienda, salubridad, etc.)

Por ello y para no parecer “talibanes”, al discutir la historia de las enfermedades infecciosas hacen una cortés mención de dichos factores para seguidamente proclamar a gritos el “milagro” de la vacunación.

Vean por ejemplo lo que nos dice el vacunador Armando Bstida Torres (enfermero de pediatría) en esta entrada de su blog:

“… a partir de los años 40 el número de casos fue disminuyendo gracias a la higiene, gracias a la salubridad de los alimentos y gracias a que la población empezaba a vacunarse contra la difteria.”

La negrita es suya.

Los efectos de la higiene y la nutrición en la salud son obvios y no entro a discutirlos.

Respecto a la vacuna, antes de atribuirle “milagros” hay que comprobar si realmente tiene efectos comparando poblaciones vacunadas con poblaciones sin vacunar en igualdad de las demás condiciones (nivel de vida, perfil racial etc.). Es el método científico “caso/control“.

Si bien hoy es imposible dicha comparación debido a la alta cobertura vacunal en todo el territorio, sí se hizo en el pasado cuando existían bolsas de población sin vacunar.

Por ejemplo, este estudio publicado en EEUU en 1952 constata lo siguiente:

Immunization of Adults Against Diptheria and Tetanus

…generally agreed the relative susceptibility of adults to diphtheria is related to the steady decrease in the incidence of the disease, a decrease which in this country has proceeded almost without interruption for the past 80 years, and which has occurred in states with no extensive immunization programs as well as in those with long established programs.

Traduzco: … en general se acepta que la susceptibilidad relativa de los adultos a la difteria está relacionada con el descenso continuo en la inicidencia de la enfermedad, un descenso que en este pais ha tenido lugar casi sin interrupción durante los últimos 80 años, y que ha ocurrido tanto en estados sin programas extensos de vacunación así como en estados con programas ya establecidos.

Es decir, tras comparar poblaciones de similar composición étnica y nivel de vida, no se ha visto diferencia alguna entre zonas con vacuna y zonas sin vacuna. La difteria descendía por igual y así lo hacía desde 1870 (80 años antes del estudio).

¿Cómo explican los pro-vacunas que la difteria desapareciese al mismo ritmo donde menos se vacunaba y donde se vacunaba más? … como un milagro de la vacunación!

La afirmación “gracias a que la población empezaba a vacunarse” es por tanto una consigna de márketing carente de fundamento. Solo nos quedan las mejoras de nutrición, higiene, salubridad y de las condiciones de vida en general.

Un pensamiento en “Milagros de las vacunas … en gente sin vacunar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s